Dentaduras

Los implantes dentales son como raíces artificiales, que se han creado para sustituir los dientes que se han perdido o que están ausentes.

Los implantes dentales, actualmente, están fabricados de titanio químicamente puro, que ha sido sometido a un tratamiento especial de superficie que garantiza la oseointegración en el hueso.

Su principal característica es que son capaces de integrarse con todos los tejidos naturales de la boca sin causar ningún tipo de reacción extraña en el organismo.

Una vez el cirujano coloca el implante en el hueso, comienza el proceso de oseointegración, que suele durar unas 12 semanas. Cuando se produce la oseointegración, el implante queda firmemente unido al hueso y es cuando puede soportar la carga de una prótesis que cumpla con todos los requerimientos funcionales y estéticos similares a un diente natural.

Otra importante característica de la oseointegración es que es verdaderamente estable a lo largo del tiempo, por lo que se podemos afirmar que los implantes dentales son tratamientos que se pueden disfrutar durante muchos años.

¿Qué partes tiene un implante dental?

Fijación implantológica

Es el implante propiamente dicho. Es la parte del implante dental que está fijada al hueso.

Pilar transepitelial

Es la porción del implante que sobresale del hueso y emerge en la boca.

Corona dental o prótesis

Es la parte que se une al pilar y apreciamos como un diente.

¿Cómo se realiza el procedimiento en el tratamiento de los implantes dentales?

Estudio inicial y planificación del tratamiento. En esta fase se realizan la exploración de la boca del paciente, los estudios radiológicos pertinentes y las pruebas complementarias que sean necesarias.

Fase quirúrgica. La fase quirúrgica está condicionada por el estudio y planificación inicial. Puede tratarse de una sola fase, en los casos más sencillos, o varias fases quirúrgicas, si por ejemplo se ha debido realizar algún tipo de regeneración ósea.

Fase protésica o restauradora. Esta fase comienza una vez el implante dental está correctamente oseointegrado. Es la fase donde colocaremos la prótesis que realizará la función estética y funcional.

Fase de mantenimiento. Esta fase es muy importante para conservar los implantes dentales durante muchos años en la boca. En esta fase se realizan controles periódicos e higiene de la zona de los implantes dentales para que no se produzca la llamada periimplantitis.